19 de septiembre de 2013

Un día en Dronninglund, Dinamarca




 En nuestro cuarto día en Dinamarca decidimos quedarnos por la zona de Dronninglund. Por la mañana cogimos las bicicletas y pedaleamos hasta Knosen, el punto más alto del norte de Dinamarca, nada menos que 136 metros de altitud ;) Una vez allí paseamos por el bosque, que era increíble para la poca altitud en la que está.





A nuestra vuelta paseamos por el pueblo, muy tranquilo y sosegado, como casi todo en este país. Compramos cosas para comer en el supermercado y flores para regalar a nuestra anfitriona en Dronninglund. Una de las muchas cosas que me gusta cuando viajo es curiosear los supermercados locales y ver qué tipo de productos tienen. ¡Eso te da muchísima información sobre la gente y sus costumbres!













Por la tarde visitamos el Dronninglund Kunstcenter, de diseño inspirado en la ópera de Sdney y que esos días tenía una exposición interesantísima del diseñador danés Jacob Densen. ¿No os suena? A mí tampoco, pero cuando vi alguno de sus diseños pensé: "¡si eso lo he visto yo antes¡".

El edificio en sí mismo era arte puro, buena muestra del estilo de arquitectura nórdica. Nos encantó.

Mis padres tenían una radio como esa en la cocina cuando yo era pequeña :)






Y por la noche, cena con especialidades danesas:













Mi amiga Line Lindgreen, siempre sonriente
Tras la cena nos ofrecieron como postre lo que para nosotros sería un desayuno: una especie de yogur líquido natural al que se le ponen unas galletitas y se come con cuchara. Para ellos es un postre típico y tradicional y para nosotros eran galletas con yogur ;) Eso sí, ¡muy bueno!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres comentar algo sobre lo que acabas de leer? ¡Muchas gracias!