11 de enero de 2012

Playa de Altea


Una playa de piedras blancas redondeadas. Casi no hay gente pese a ser sábado y 26 de julio. Colocamos la sombrilla y las toallas y a disfrutar del paisaje. Parece Balears, con su contraste de agua turquesa, azul celeste en el cielo y verde en el monte. Con sólo un día en la playa de Altea desconecto, me olvido, me renuevo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres comentar algo sobre lo que acabas de leer? ¡Muchas gracias!